EcoAmazonia – Puerto Maldonado – Perú

Hablar del amazonas peruano, es hablar de un mundo que vale la pena conocer y descubrir, te invitamos que a lo largo de las siguientes líneas, te enamores de uno de los pulmones del mundo más enigmáticos y llenos de magia y sabiduría que solo la naturaleza te puede dar.

La selva amazónica cubre más de la mitad del territorio peruano y es un área rica en vida silvestre, pero también en culturas tradicionales y comunidades indígenas aisladas que merece la pena conocer y aprender de ellas.

División del Amazonas Peruano

La Amazonía peruana se divide en dos regiones principales:

La Selva Baja, selva amazónica o cuenca del Amazonas peruano. Esta región es la más grande del Perú, con un clima muy cálido de un promedio de 28 ° C y una humedad alta, condiciones que permiten que tenga suelos muy diversos. Esta área geográfica posee ríos largos y poderosos como el Apurímac, Mantaro, Amazonas, Putumayo, Urubamba, Ucayali, Huallaga, Marañón, por mencionar solo algunos. En ésta área hay grandes áreas reservas ecológicas dedicadas a la conservación de los ecosistemas.

La Selva Alta es también llamada región Rupa Rupa o selva andina justamente porque se extienden sus dominios hasta los Andes. Es en ésta parte dónde existe una mayor variedad de fauna y flora debido a las diferentes altitudes y climas dentro de la región.

Las temperaturas son cálidas en las tierras bajas y más frías en altitudes más altas. Hay mucha fauna endémica y áreas habitadas por comunidades indígenas de las que merece la pena hablar un poco más adelante, ya que gracias a ellos, el Amazonas puede sobrevivir de las constantes amenazas a su destrucción.

Los mejores lugares para visitar dentro del Amazonas Peruano

Valles, ríos, montañas, cataratas y una enorme variedad de ecosistemas, encontramos en el Amazonas de Perú. Un misterioso mundo entre la sierra y la selva que merece la pena dedicarle para conocerlo. A continuación queremos hacer mención de los mejores sitios que debes visitar si te adentras en ésta fantástica tierra de ensueño.

Iquitos

La ciudad más grande y más interesante de la Amazonía peruana, Iquitos es una hermosa ciudad a la que, curiosamente no se puede llegar por carretera. Ubicada justo al lado del río Amazonas, cuenta con varios buenos museos que ofrece alternativas culturales a los visitantes, una amplia variedad culinaria que enamora. Viaja al mariposario Pilpintuwasi al que puedes llegar en 20 minutos en barco desde el puerto de Bellavista-Nanay de Iquitos. Aquí puedes ver muchas especies de mariposas amazónicas, así como un centro de rescate para los animales de la selva que han quedado huérfanos.

La Selva Norte

Fuera de Iquitos, el río Amazonas y sus afluentes atraen a los viajeros con algunas experiencias de selva que resultan fenomenales. Es posible visitar esta zona por lancha lo que lo convierte en una experiencia excepcional. Una de las mejores actividades aquí es embarcarse en un viaje por el río. Se puede ir desde Iquitos por el río Amazonas hasta la frontera con Colombia y Brasil, algo que todos deberíamos vivir al menos una vez en la vida.

Oxapampa

Oxapampa es el destino más llamativo de la selva central, y esto gracias a razones que seguramente ni te esperas. En la cúspide entre la selva baja y el bosque nuboso, la ciudad fue fundada por inmigrantes alemanes en el siglo XIX, y conserva las antiguas costumbres alemanas, el idioma y las peculiaridades de aquel país. Un punto alemán perdido en la selva Peruana. Además es el punto de acceso para el parque nacional de Yanachaga-Chemillén, un bosque perfecto para realizar senderismo que alberga al oso de anteojos, una especia muy rara típica de la zona.

Parque Nacional del Manu

El Parque Nacional del Manu solamente ofrece maravillas para mirar. Hay que subir por encima del Cusco por caminos en medio del bosque, el cual es muy conocido por su fabulosa observación de aves. Profundizar dentro del parque nacional es un proceso que está muy bien controlado, y encontrarás altos niveles de protección pensados especialmente para asegurarse de que la biodiversidad tanto de comunidades indígenas, como de la fauna puedan vivir en relativa paz. Es imprescindible visitar el Parque Nacional del Manu de la Selva Amazónica Peruana como parte de una visita guiada, regularmente sale desde Cusco.

Puerto Maldonado en la selva meridional peruana

En definitiva, la capital de la selva meridional es Puerto Maldonado, una ciudad próspera que te permite organizar un viaje perfecto a la selva cercana: en el río Tambopata, o en los ríos Madre de Dios y Heath. Es imprescindible visitar la mayoría de los lugares en todos estos ríos como parte de una visita guiada, así que no puedes dejar de visitarle

Como hemos mencionado antes, la Amazonía peruana consta de tres sub-regiones clave: norte, centro y sur. Tomar un vuelo es el principal medio de acceso, y hay conexiones diarias de Lima a Iquitos (que es la ciudad principal en la selva del norte) y Puerto Maldonado (la ciudad principal en la selva meridional).

Además, las carreteras ahora realizan buenas conexiones por lo que es posible moverse dentro de la selva amazonas de Perú a bajo costo y disfrutando de su vista, de su fauna, flora y por supuesto de su gente, que es justamente de lo que queremos hablar a continuación.

Comunidades indígenas del Amazonas peruano

En la Amazonía peruana, hay pueblos donde las tribus viven tal y como lo hicieron cuando los conquistadores vislumbraron esta región, aunque también hay ciudades modernas prósperas, y hay refugios remotos para sumergirse por mucho tiempo.

Sin embargo, la majestuosidad de la zona se enfrenta a las amenazas a las tierras indígenas del Amazonas peruano, como la tala ilegal, la exploración de petróleo y la construcción de presas y carreteras; éstas se han intensificado a lo largo de los años.

Existen organizaciones y comunidades indígenas dedicados enteramente a buscar la conservación de los recursos naturales y culturales. En los últimos años, se ha buscado:

  • Mejorar la protección territorial, proporcionando a las comunidades indígenas, una serie de herramientas para ayudar a implementar planes de manejo y conservación en las tierras del amazonas peruano.
  • Proporcionar apoyo a las organizaciones indígenas para que se conviertan en organizaciones más fuertes y enfrenten con mayor eficacia las amenazas ambientales que cada vez son más.
  • Reforzar las redes y alianzas existentes de las organizaciones indígenas en la región y catalizar otras nuevas.
  • Promover en éstos centros, la planificación y monitoreo de los hábitats naturales y promover el uso sostenible de los recursos.

Protegiendo la Selva Amazónica del Perú

Hoy en día muchos factores amenazan la selva peruana. La sobrepesca y la construcción de presas amenazan el río Amazonas y su ecosistema. La deforestación que ha sido parte fundamental de la limpieza de tierras para la minería, la construcción de carreteras y la agricultura son las principales causas de la destrucción del hábitat de plantas y animales que viven en la selva peruana; y si esto no fuera poco, también contribuye a la erosión del suelo creando deslizamientos de tierra.

Ésta deforestación también contribuye al calentamiento global, alrededor del 50% de las emisiones de carbono del Perú se debe a la deforestación. Los árboles absorben dióxido de carbono a través de sus hojas, ya que hay menos árboles, tanto el dióxido de carbono como otros gases provocan el efecto invernadero que atrapan el calor del sol cerca de la atmósfera contribuyendo al aumento gradual de la temperatura de la Tierra.

Otro de los males que azota a la selva Amazónica del Perú, es el uso del mercurio: un líquido metálico venenoso de plata utilizado en la extracción de minerales que contaminan los ríos en la selva tropical.

El mercurio entra en la cadena alimenticia a través de microorganismos que son comidos por los peces, y obviamente que cuando la gente come pescado puede enfermarse.

(Foto propiedad de: maletas baratas)

El gobierno peruano y los organismos de conservación han establecido un sistema de parques y reservas nacionales para salvar los ecosistemas y la biodiversidad del Perú. El Parque Nacional del Manu, la Reserva Nacional Tambopata y el Parque Nacional Bahuaja Sonene son algunos ejemplos del esfuerzo por proteger la fauna y flora de la región amazónica. Sin embargo, el problema es grave:

La degradación de los bosques tan solo en 2012 fue de 246,000 hectáreas que fueron deforestadas, cifra que representa el doble que en 2011 según cifras oficiales. Antes de la cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en Lima, el Perú se comprometió a detener la deforestación para 2021; sin embargo en 2017 los críticos siguen escépticos.

Sin embargo el panorama puede cambiar cuando nos concientizamos de ello y salvaguardamos el Amazonas Peruano un visitante a la vez. Más de un siglo de extracción de recursos ha causado heridas visibles que aparecen lastimando el corazón de quienes amamos la naturaleza. Pero, es posible cambiar si lo hacemos nosotros mismos.

Cuidar y hacer labor para crear conciencia es uno de los primeros pasos que necesita la selva de Perú para recobrar el esplendor que alguna vez tuvo y que merece retomar un día a la vez.